23 octubre, 2008

Planeta Hambriento

Una de las cosas que aprendí cuando me fui del dulce hogar maternal, fue a gastar dinero en tonterías y tirar comida.

Vivir sólo tiene estas cosas, sobre todo los primeros años. Con esto de que los envases no son unipersonales, y que no tienes muy claro los gramos de carne o verdura que debes comprar, ( y ciertamente tampoco nadie te dice qué cosas se pueden congelar y durante cuánto tiempo) al final acabas malgastando el dinero, el tiempo, y la comida.

Tras ver la nueva exposición de la Obra Social Caja Madrid (colaboro con ellos en su campaña de marketing on line, por si no lo había dicho) me he dado cuenta que parte de la buena educación tiene mucho que ver con estas cosas. Esta no sólo es una exposición en la que se muestra la cultura gastronómica del mundo, sino que invita a reflexionar sobre las desigualdades sociales que existen hoy en día, sobre todo en cuanto a la alimentación

Por ejemplo, el otro día salía en el programa de televisión "callejeros" un reportaje sobre personas que buscan en la "basura" con el propósito de encontrar la comida que se tira. No lo sabía, pero resulta que por ejemplo los lácteos, deben ser retirados de las grandes superficies 3 días antes de alcanzar la fecha de caducidad... que les hablen a la familia del Chad de las fechas de caducidad, verás que risa.


Obra social Cajamadrid ha inaugurado hastal el 28 de diciembre en Barcelona la exposición "Planeta Hambriento" Una sección de esta exposición se compone de los retratos de las 30 familias con las que Menzel y D’Aluisio pasaron unos días para conocer sus hábitos y costumbres en la mesa.

2 comentarios:

  1. Hoy precisamente cuando estaba volviendo a casa y paradójicamente iba pensando que hacer de cenar,he visto como en la c/ferrocarril,justo en la puerta del super sol,un grupo de personas de los paises del este(da la casualidad que el grupo lo formaban estas personas)rebuscaban con rapidez y agilidad en los dos cubos que este supermercado saca a la calle una vez terminado su horario.
    he visto ese reportaje de callejeros y otra serie de documentales sobre el tema y es increible las cantidades de comida en buen estado que se suelen tirar,simplemente porque llegan nuevos stocks de productos con fechas de caducidad mas amplias que le dan mas seguridad al consumidor.

    de momento no necesito realizar esta práctica pero si algún día lo necesitara....ya sé donde realizar mi compra!

    ResponderEliminar
  2. Es una de las cosas que más temo del momento, cercano ya, de dejar la casa de mis padres. Pero espero que, por dinero o no, sepa comprar y consumir lo que necesito -o al menos poco más-; pero también que se consuma todo lo que compre. Es increíble la cantidad de comida que arrojamos a la basura sin mayor remordimiento. Un besote, Ali.

    ResponderEliminar