16 octubre, 2008

Las consecuencias del excesivo 2.0

Lo primero, disculpas por la ausencia. Algunos astros cambiaron de lugar, y me hicieron perder el norte. Ya pasó, estoy recuperada.


Bueno bueno bueno, calentita que vengo. Tanto tiempo callada me ha dado lugar a tener cosas que decir. Estoy escuchando una canción llamada "poderoso caballero" de mis amigos Niños Velcro mientras leo algunos artículos y me indigna no saber explicar qué pinta Claudia Dans en El Blog La Conversación.

Me ha hecho pensar sobre la verdadera democracia del 2.0 y de si realmente esto de que todo el mundo se conecte genera oportunidades para todos, o se las da siempre a los mismos. En su día eliminé a Enrique Dans de mis "Following" de Twitter porque no soportaba la retransmisión de su día a día, cuál enfermo que necesita decirle al mundo las veces que va al baño. Lo siento, pero ni entiendo ni comparto ese uso del 2.0. Eso sí, reconozco que escribe artículos muy buenos en su blog. Punto.

Tampoco he llegado a comprender por qué el mundo blogger no se alza en armas ante una ponente "claudiciana" Sinceramente pienso que la niña de 3º E.S.O maneje Linux es una aberración, de la misma manera que es una aberración basar la comunicación familiar en un blog.

Pienso en mi sobrina y me encanta que se tire todo el día en el parque llena de barro, enfandándose con sus amigos cabrones que le roban los juguetes..... eso sí es aprender a socializar, aprender a gestionar las relaciones. Por Dios que no cambie nunca y que le siga gustando jugar al futbol y hacer teatro toda la vida.

Me da miedo que esto se nos escape de la manos. Ahora se nos cansan los ojos de mirar al pc y nos da pereza escuchar sino es algo de lastfm. Nos da pereza quedar con gente cuando podemos verla en facebook. Cuantas más herramientas de socialización, menos hablamos, menos paseamos por las calles, y más amigos virtuales tenemos. Amigos que no llegan a ser amigos, pues nunca jugaron al futbol con nosotros, se cogieron la primera borrachera, o nos robaron a la novia cuando el acné hacia asomar nuestra adolescencia.

Llenamos nuestros contactos en Linkedin sin saber muy bien el uso que le daremos, hacemos grupos como churros para cubrir la necesidad de pertenencia, y a la vez, buscamos la singularidad y el relleno del ego consultando google analytics.

Y lo que más miedo me da, es que personas que encabezan lo que yo llamo el mal uso del 2.0 sean las personas más seguidas, admiradas, y acaparadoras de la prensa y medios.

Brbrbrbrbrbbrbrbrbrbrbrbrbrb (tembleque virtual)

10 comentarios:

  1. Hola... me ha sorprendido lo de Claudia Dans...Suponia que era hija de E. Dans y la Chica de la Tele. Buscando he dado con este artículo del 2006... http://www.elpais.com/articulo/red/Enrique/Susana/Claudia/Dans/familia/blogueada/elpeputec/20060119elpcibenr_6/Tes

    La verdad es que es cierto, un@ niñ@ de 11 o 14 años debe estar corriendo por el parque... con sus amigos "reales"... pero estamos en otra epoca... y esta es la llamada Generacion Y!!

    No nos queda mas que resignacion, y en la medida de lo posible educar a nuestros hijos de la mejor manera posible, sabiendo que para ellos Internet esta aqui.. no es una cosa que llego de repente!!

    ResponderEliminar
  2. pues sí... hay que saber mantener el equilibrio.... gracias Javi por tu comment

    ResponderEliminar
  3. Vaya Alicia. Qué manera de devolvernos un poco a la realidad... a veces hace falta.

    ResponderEliminar
  4. Vaya Alicia, qué manera de devolvernos un poco a la realidad. A veces hace falta.

    ResponderEliminar
  5. gracias Ion por tu comment... me alegro de que compartas el mismo concepto de realidad que el mío :)

    ResponderEliminar
  6. Me siento bastante identificado con lo que comentas, tengo mi cuenta de Facebook con un montón de amigos (aunque la inmensa mayoría son amigos que conozco en persona), mi cuenta de LinkedIn con muchos contactos "por si acaso", etc... Pero a la vez intento tener una vida social activa mediante la práctica de deportes colectivos o actividades fuera del trabajo con amigos de toda la vida, y aquí es donde veo el mayor problema, y es que a medida que cada vez más gente trabaja delante de un ordenador, es la propia sociedad la que nos impulsa a llevar ese tipo de relaciones sociales, ya que nadie parece tener tiempo para tomar una cañita un miércoles por la tarde, así que al final te ves en casa escribiendo/leyendo blogs para no aburrirte. Cada vez resulta más difícil llevar una vida "normal", ojalá nos demos cuenta algún día...

    Gracias por hacerme recapacitar un poco Alicia :)

    ResponderEliminar
  7. Pacualin como me alegra saber que no soy la única que actúa por inercia en este mundo loco virtual...milgracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  8. Me alegro de este regreso tuyo, y además me ha encantado esta entrada; sobre todo la parte de los sobrinos... tengo tres y uno en camino y son súper revoltosos, están toooodo el día en la calle, hasta se pegan entre ellos, como buenos hermanos, jeje... y todo eso me parece bien porque interactúan y, eso mismo, están en la calle, que es donde se deben vivir y pasar las cosas. Un poco de todo, pero mucho de nada... ni siquiera de lo 2.0
    Un besote!

    ResponderEliminar
  9. Madre mía que artículo!

    Hago una caputa y lo pongo como fondo de mi escritorio a la de ya!

    Desde hoy es mi bíbilia!

    Muchas gracias Alicia

    ResponderEliminar
  10. Hola, Alicia.

    No es por llevar la contraria, pero creo que Claudia es la más indicada para participar en el evento en cuestión. Reúne como nadie el perfil que se pretende abordar.

    No me parece correcto juzgar a las personas sin conocerlas realmente (ni incluso conociéndolas ;), y me parece una afirmación un tanto alegre y apresurada decir que la única comunicación familiar es vía blog. No exageremos. Los Dans son una familia "freak", sí... pero humanos como tú o como yo :)

    Otra cosa distinta es que reinvidiquemos ciertos valores que pueden verse amenazados por el uso abusivo o compulsivo de las tecnologías. Vale. Me apunto a ese carro. Y el propio Enrique Dans defiende en su blog esos valores, un día sí y otro también.

    Los que aquí estamos escribiendo somos tuiteros hasta la médula, usamos las redes sociales y muchos tenéis blog. Que nadie nos prejuzgue por ello a la ligera, por favor.

    Y conste que hablo de Enrique, Susana y Claudia desde mi limitado conocimiento: hace unos 3 años les invitamos a la radio para que nos contaran cómo usaban las NTIC. Enrique opinó sobre cómo educar a los niños en su uso y la propia Claudia explicó por qué motivos mantenia su blog, con tan sólo 11 años. Nada tiene de malo. Cada cual escoge sus opciones, tampoco somos quiénes para juzgar si aciertan o se equivocan.

    Yo cambiaría taaaaaantos aspectos que no me gustan de esta sociedad y de las cosas que la gente hace o piensa instintivamente... pero bastante tengo con que me dejen vivir a mí "a mi manera" :)))

    ResponderEliminar