13 diciembre, 2010

Cantar del alma

Recuerdo que estaba en primero de carrera. Tenía un compañero llamado Jorge, al que le debo dos de los descubrimientos más importantes para mi cultura general. Un día, en la cafetería me dijo "¿Conoces a un escritor llamado Ray Loriga? Bueno mañana te traigo un libro. Escucha esto, voy a por tabaco." Me dejó los cascos de un walkman. Sonaba Manhattan.

Fue la primera vez que escuché a Morente. Era el año 1999. Por aquellas mi vida era un poco difícil. Llegar a casa no era del todo agradable. Recuerdo llegar esa tarde y volver a escuchar aquella cinta. Ponía OMEGA. A secas.

Porque a secas te quedas cuando lloras. Cuando necesitas refugio te secas. Cuando te duele, te secas. Y durante algunos años, me sequé con Morente.

Me encerraba en mi habitación, ponía el radiocasette, cerraba los ojos, y lloraba. Él siempre me hacía llorar. Me hacía sacar el dolor más profundo que durante muchas tardes de no consuelo necesitaba sacar. Era una terapia instintiva. Era sentirle por dentro. Me sentía comprendida. Me sentía querida.

No tengo idea de flamenco. No sé distinguir palos, bailar tangos, saber cuándo se hace bien o mal. No conozco a un guitarrista, a un palmero, a un bailaor. No sé qué es ser un innovador del género.

Sólo sé que hoy no he dejado de llorar.

No sé si lloro por él o por mí. No sé si mis lágrimas se van al cielo o al recuerdo. Sólo sé que hoy se me partió el alma. Y sinceramente, me da igual que nadie lo entienda.

Sólo sé que le echaré mucho de menos. Que lo llevaré siempre conmigo porque sin él mi dolor se queda sin tono. Sin sus giros mi piel no se eriza. Sin su recuerdo, me quedo desnuda.

Hoy ha sido un día muy triste. Apenas soy un pequeño rinconcito en el mundo. La vida me traerá momentos como el de hoy, mucho peores estoy segura. Pero hasta este momento, nunca tuve que decir: mi más sentido pésame.

15 DICIEMBRE 2010

Añado el mejor adiós que podría haber tenido


09 diciembre, 2010

La ingestión de porvenires.

No tendría mucho sentido hablar de lo pretérito.
Tampoco lo tiene hablar del futuro aunque si se acierta siempre uno puede
anotarse el tanto de la casualidad.

No tiene sentido extenderse en malhumoradas intenciones,
ni ser el escéptico quejica que de aspiraciones se ahoga y genera un orden fijo.

Mejor en cierto modo pero no sé yo hasta qué punto
tienen sentido en la ira la añoranza
tatuarse el olvido con recuerdos
o dicho con retórica
re-contarse la pre-historia para que suceda de otro modo.

No tiene por lo pronto mucho sentido, el sentido sin sensibilidad.

Tampoco tiene sentido un hoy raruno y un mañana donde haces falta
un insomnio que adormece y una invalidez mental en el proceso.
Menos sentido tiene que te diga hoy te quiero y mañana
juntos
pateemos el universo.

Entonces, si todo esto es así, a relajarse.
Si aceptamos los sinsentidos que se cruzan como ojos de un vidriero,
se nos hace liviana la ingestión de porvenires
nos alivia de ignorancia y se destensa la tangente cuerda del alma.

Se deshace la obligatoriedad de la perfección en el volúmen
se pierden en el camino los falsos argumentos,
se nos queda una verdad
desnudita y temblorosa.

Si por el contrario le damos sentido al sinsentido
empezamos a inventarnos las reglas de un nuevo juego,
ése que solo es suyo y mío, o mío más que suyo, o suyo al fin y al cabo.
Entre suspiros y cariños nacen dos o tres acuerdos
imposibles de cumplir pero qué bonitos por qué no dejarlos en eso, bonitos.

Se nos crece la tontería y el jadeo
se llena de interrogantes el supermercado y un día de letargado aburrimiento,
merma la voluntad y nos da por la autocrítica.

Llegado ese momento comenzamos a hablar de lo pretérito
del futuro del exceso
se nos malhumoran las intenciones...
por qué no, sin sentido.

09 noviembre, 2010

Lecciones de liderazgo by Felipe González.

Este domingo El País publicó una excelente entrevista a Felipe González.

Son muchas las reflexiones de calado e interés que se pueden encontrar en estas confesiones, pero he querido quedarme con lo que más me ha impresionado. La respuesta que el ex-presidente dio a la pregunta "cómo definiría el liderazgo". A continuación, breve resumen:

" Hay algunas características fundamentales: Una, no puede ser líder quién no tiene capacidad y/o sensibilidad, para hacerse cargo del estado de ánimo de otros. (...) Dos: no hay liderazgo si no cambias el estado de ánimo de los demás, de negativo a positivo o de positivo a más positivo, lo que comporta creer de verdad en el proyecto que ofreces, creer de la manera menos mercenaria posible porque te da más fuerza. (...) Tiene que ser un proyecto que le permita a la gente pensar que, aunque le pidas esfuerzos, ese esfuerzo tiene sentido (...) El arte de gobernar es algo más que la administración de las cosas."

Siguiendo estos parámetros, por 25 pesetas, nombres de líderes económicos, sociales, empresariales o políticos, que haya conocido:

07 noviembre, 2010

Un domingo cualquiera

Es cierto, lo amo.

Amo su frío incierto, sus botellines al sol. Su ceceo. Su horribles tatuajes marineros.


Amo sus calles estrechas, sus sin calles; su hiriente parsimonia del reloj.
Adoro la farola que no alumbra. El silencio roto por fichas de dominó. La tinta que corre y reserva mesas con manteles de papel.

Amo el ensender de su sigarro; sí sigarillo. Cigarro es para los "otros", los que no usan calcentines subidos y tapan pantorillas de seca piel. Ésa que se alarga, coloca la boina y enciende la palabra expirando profundo toser.

Amo su hiriente calma. Su graznido a lo lejos. Sus hogares tendidos al sol.

Amo su reptar y su respirar. Su arrastrar de vidas gastadas hundidas y reflotadas. Amo su soledad porque es acompañada. Nada que ver con la mía que apenas ve ladrillos filtrando heridas.

Amo la plata que envuelve el color. El plomizo que nos tapa y me pone guapa.
El sol que me camufla y me deja ser paisaje.

El paisaje que para. Que quieta. Que se queja de no ser más que eso, paraje de vertidos deseos.

Amo el deseo escurrido. Amo lo que hay entre el más y el menos. Lo que cabe entre ésto y aquello. Lo que empieza en la punta de mis dedos.

Lo que se va y no vuelve. Amo el instante que separa los labios. Sí, lo amo. Amo este lugar.

Amo, y ensancho el alma.

01 noviembre, 2010

Sin emoción, no se aprende.


Me gustaría hacer una pregunta, pero por favor, no busques en google si no sabes la respuesta. Simplemente di "no tengo ni idea" Y si no la sabes, pregúntale a tu madre/padre/abuelo/a. NO A GOOGLE!

¿Tus padres nacieron entre el 1940 y 1955 (más o menos)? Si es así, la pregunta es:


¿Sabes lo que era un "Galli Mainini"?


Sólo se puede responder afirmativamente a esta pregunta si en casa habéis cultivado el aprendizaje narrativo. Sí, eso de adquirir conocimiento porque los mayores te cuentan historias; aprender de la experiencia pasada, que a su vez, viene asociada a un recuerdo, una emoción... Qué sórdido ¿verdad?

Difiero, mucho, de lo que últimamente se ha dicho sobre aprendizaje y tecnología. El otro día, escuché a algún que otro ponente en el Global Education Forum decir que los estudiantes utilizan herramientas del Siglo XXI durante la mayor parte del día, y cuando vuelven a la escuela utilizan herramientas del Siglo XIX.

Desconozco cuando nació la confección de mi cerebro (la única herramienta con la que cuento para transformar conocimiento en comprensión y aprendizaje). Creo que fue hace unos 200.000 millones de años. Evoluciona significativamente cada 40 millones de años más o menos. El cacharrito con el que escribo este post será obsoleto en 12 meses. ¿Me estoy explicando?

Es decir, la herramienta no del siglo pasado, si no de la era pasada, la llevamos dentro, no es culpa del Estado o del Sistema.

La innovación en los sistemas de aprendizaje no dependen de la tecnología aplicada, sino de la experiencia sensorial que provoca dicha tecnología. Esto supone que si queremos hablar de innovación en el aprendizaje, debemos volver al origen de los sistemas de aprendizaje cognitivo, y entender que las herramientas o metodologías deben ir destinadas a proporcionar experiencias vitales. Emociones asociadas a conocimiento. Emociones asociadas a "eurekas". Emociones. Emociones. Emociones.

Cosas que nuestro cerebro primitivo tenga capacidad para retener. Y, hasta dentro de unos 40 millones de años, sólo podemos retener y aprender de aquello que nuestro cerebro puede asociar una emoción. Lo dije en Innosfera, lo defenderé en cualquier foro, lo diré hasta que me muera.

El otro día, comiendo con Anita y Humberto, me hablaron de una metodología de aprendizaje realmente innovadora que no utiliza cacharros, ni cosas de 3 siglas... Es un proyecto finlandés llamado Team Academy. En Euskadi se está haciendo algo parecido. La idea es simple: sales del instituto (edad de cerebro casi reptiniano y receptivo) y en vez de ir a la universidad, te vas a una academia donde deberás, junto con 20 personas que no conoces, montar un negocio para que en 3 años, hayáis facturado lo suficiente para poder iros a dar la vuelta al mundo.

No hay temarios. No hay contenidos. No hay profesores. Hay mentores que guían. No hay aulas, el edificio se alquila a las "empresas" para que tengan una sede social donde reunirse y recibir a clientes. Experiencia, emprendimiento... emociones. Por algo Finlandia es como es.

Con un poco de suerte, en enero me voy a conocer este lugar y su metodología. Con un poco de suerte, centramos el tiro. Abrimos el foro a la experiencia. Con un poco de suerte, le preguntarás a tu madre que era un Galli Mainini.

02 octubre, 2010

La novia de papá, o el cambio hacia lo efímero.

Ayer, una frase me descolocó. Decía lo siguiente: "Dilatar la recompensa es incongruente en un contexto de relaciones efímeras" la dijo un profesor de la Escuela, José Aguilar.

Me recordó a aquello que una vez leí en un libro de Antonio Damasio, que decía algo así como que intentamos reconvertir rápidamente una estructura primate, adptándola a un entorno de Mad Men, sin entender que no se hace a través de un bit de información, sino de unos cientos de años de costumbres y procesos culturales... A lo que voy: nos creemos evolucionados, y como decía ayer mi amiga Bárbara "un emprendedor es un autónomo de toda la vida"

Vivimos en un contexto de relaciones éfimeras. Desde la posición de lo volátil, el compromiso se adquiere en la distancia, libertad mediante.

Las relaciones personales se enfrentan a lo que Paloma Bravo en su libro La novia de Papá llama "las nuevas familias" Un libro de mirada tierna y para mi gusto, un pelín rosa, que versa sobre cómo una mujer soltera e independiente, reconvierte su vida para adaptarla a los retazos del hombre que ama, cuya mochila tiene entre otras facetas, dos hijas y una adpatación constante. El libro está bastante bien, descubres una psicología infantil desconocida y bastante divertida.

Este libro y la frase de ayer, me han llevado a tener algunas reflexiones.

Continuando con lo volátil y lo efímero, conozco a la perfección lo que supone ser la novia de papá. Conozco muy pero que muy bien la cantidad de mujeres casadas que viven en los mundos de Yupi. Una procura no perder la esperanza y seguir otorgando el beneficio de la duda, donde habita la idea de que el hombre no es cobarde, y la mujer no es arpía. Una procura entender que lo de la pareja es la mayor mentira jamás creída y que cada uno, sale como puede del marrón que le ha caído.

Y sin saberlo, estamos configurando una nueva sociedad donde nos cuestra creer que el sacrificio es felicidad. La inmediatez de la información es proporcional a la inmeditaez con la que pensamos que se asimila una derrota. El sentido de pertenencia es algo más profundo que tener una hipoteca. Las novias de papá están por todas partes. La doble moral es aceptada y desaparece la culpabilidad de tener un olor desconocido entre las manos.

La buena noticia es que no importa. Nadie es libre de juzgar porque todos somos iguales. Quizá el ser humano no es endogámico ni monoteísta, ni por supuesto, monogámico. Venimos del mono sí, pero el hábito no hace al monje.

19 agosto, 2010

Esto es New York?

En este lugar la vida cruza un semaforo y apenas se detiene a mirarte.

Esta ciudad es para los abandonados, para los que no supieron estar solos. Esta ciudad esta hecha para los desamparados, los perdidos, los aislados. Para quien no supo disfrutar de una puesta de sol. Para quien todo lo quiere para nada poder compartir.

Esta ciudad está vacía de contenido. Es un gran escenario disperso. Es una montaña de vidas que tiemblan y desvanecen en un after work. Es una ilusión perdida, una mancha de tinta de un papel en blanco.

Esta ciudad está hecha para los muertos en vida. Para los ahogados de ansiedad. Para lo que no encontraron su lugar en el mundo.

En esta ciudad te sientes abatido. Constantemente alerta, frustradamente perdido. Aquí hace frío inside y calor outside. Es fácil enfermar.

Las paredes chorrean angustias, los niños fuman puros, los tacones son algo más puntiagudos.
Decía Lorca que la aurora de nueva york tiene cuatro columnas de cieno y unas escaleras para que los pobres toquen el cielo. Hay tickets por todas partes para comprar una noche de deseo.

Nueva York es una tristeza constante, una patada de luz, un alimento indigesto. Nueva York provoca urticaria. Nueva York está desolada, es un abanico roto que no abanica si no es para soplar el aire caliente sobrante.

Ni mezlcas ni modas. Todo es un engaño. Todo es un paraíso de hojalata. Es una enorme mentira de 100 dólares por noche. Una estafa que se supo vender mejor en Hollywood que en una tienda en ChinaTown.

Nueva york es una bestia que te come, que te absorbe y te vomita. Que templa tu mente hasta hacerla consumista. Que explota tus emociones hasta hacerte sentir mierda. Que te deja tirado en el suelo, y no pretende que te levantes....

Sí amigos, esto en Nueva York, el resto.... ya sale en las películas.

06 agosto, 2010

Recopilando

Hace tiempo que he dejado de escribir. Hace tiempo que no siento la necesidad de dar lecciones. Sin embargo, siento el deber conmigo misma de reflexionar y encontrar el hilo conductor que me lleva en esta vida a vivir a mi manera.

En esta reflexión me miro, hace un año, un día como hoy. Por entonces pasaba una crisis que hoy aún comparte habitación con la ansiedad y el insomnio. Por aquellas me acompañaba quien hoy ya es ausencia y sólo forma parte de una llamada ocasional adornada de un hola como estás.

Por entonces creía saber lo que hoy ignoro. Me suponía alumna aventajada. Me suponía que la vida no podría arrebatarme la tan ansiada paz. Pensé que ya no hacía falta seguir luchando....

Durante este largo año reviví situaciones y controversias. Vi con mentiroso asombro cómo el mundo se desmoronaba. Incorporé a mis ansías las ansías del más ansioso que hasta hoy he conocido. Quisé y amé y nunca mentí sobre aquello que hoy se ha convertido en un cariño interminable. Cumplí con excelente hipocresía labores que alimentaban el estómago. Entendí que este año lo importante no era ser feliz sino seguir siendo. Abandoné la sana costumbre de pagar por ser escuchada, y me equivoqué apenas unas cincuenta millones de veces.

Después sufrí una pérdida de la que aún hoy me siento culpable. Acepté estar de nuevo acompañada de mi espejo, y comencé a imitarme cada día.

Aprendí a vivir con el miedo a la muerte. A saber que nadie puede darme lecciones, y que todos, absolutamente todos, somos unos infelices que no nos conformamos con lo que tenemos. Afortunadamente ahora sé distinguir a los amigos de los borrachos. A lo que les interesa cómo estoy de las hienas que con mi dolor renuevan su conversación en el café.

Distinguí la ignoracia del trabajo; el saber hacer del saber comportarse. Me grabé a fuego la mentalidad de propietario. Desterré viejos mitos y por qué no, le cogí el gusto a tener unas manos expresivamente bonitas.

Con las cenizas aún candentes recogí mis pedazos y volé a otro océano. Allí me encontré con la mayor de las angustias: no saber para qué vine al mundo. Mientras miraba por el cristal de un autobús alguién me preguntó qué hora era, y yo le respondí con mi mirada: es hora de que me ames.

Regresé sabiendo lo que no quería. No dudé en volver a tropezar con la misma piedra, de hecho, es la piedra con la que he elegido tropezar el resto de mi vida.

Ahora, me siento relativa. La rigidez del pensamiento se ha convertido con los años en una constante adaptación al mundo que cada día cambia conmigo. Ahora no puedo decir qué soy, porque soy todo y no soy nada. Todo cabe en un instante.

Ahora puedo sentirme polivalente sin pensar que soy una dispersa. Puedo reconocer que he alojado mis sueños en el borde de unos labios que no sé si algún día podré decir que me pertenecen. Ahora no tengo miedo en reconocer que soy muy débil, que todo puede hacerme daño. Que no pasa nada por no ser fuerte, que no pasa nada por perderlo todo y empezar de cero.

Esto es lo que soy. Lo que he aprendido en este año. De esto está formado mi cariño. De esto se componen mis abrazos mi ayuda y mi deseo.

Mañana emprendo un viaje que traerá aire fresco y nuevos recuerdos que compartir con los míos. Renovadas enseñanzas y humildades. Mis angustias volarán conmigo, pero hoy, milagrosamente, me siento tranquila.

04 abril, 2010

Qué no es innovación (Parte III)

Retomando algunas lecturas y marcadores que tenía pendientes revisar, he reflexionado sobre el tipo de noticias y titulares que se lanzan en internet en temas de innovación. Sobre todo, lo que más me ha hecho pensar es la ligereza con la que altos cargos empresariales hablan de estrategias innovadoras.

Leyendo mi timeline de Twitter, retomo a Manuel Lopez, Corporate and TSG PR Manager (aún no sé que significan las siglas) que hace unos meses contó en twitter la charla que el Director de HP ibérica dio en Santander con motivo de la reunión anual de la compañía.

De esas declaraciones y de ese encuentro, he recogido las notas que mayor desconcierto me provocaron. Son frases que ejemplarizan lo que en muchos lugares, charlas, debates y coloquios se llega a decir de la innovación y de las estrategias de negocio innovadoras y que considero se deben puntualizar. En negrita, sus frases. A continuación, mi diablo.

"Queremos ahorrar costes operacionales para invertir ese dinero en innovación"

En el mundo empresarial, o juegas a ser eficiente, o juegas a ser diferente. Ser diferente supone pensar en medio plazo. Si juegas a ser eficiente, la estrategía de ahorro de costes conlleva reducción de costes operacionales; incremento de la productividad laboral (vía disminución de salarios o de plantilla); breve pero justificada inversión tecnológica (siempre que puedas demostrar que se puede ahorrar en costes gracias a una nueva maquinaria, sistema productivo etc...). Pero, ¿como justificar ante un comité de dirección, invertir en innovación, si la estrategia no es invertir, sino reducir?" Si Juegas a ser eficiente, solo puedes jugar a ser diferente en un plazo de dos años vista máximo, una vez conseguidos los objetivos de eficiencia... Si no es así, por favor que alguién con hechos y no con palabras me diga qué es lo que ha hecho para conseguir esta doble vertiente en su plan de negocio.


"El sector tecnológico no se equivocó en la época del estallido de la burbuja tecnológica. Simplemente falló en el timing ..."

Uf, vaya afirmación tan sumamente atrevida. Menos mal que el sector tecnológico falló en el timing, y los inversores no se dieron cuenta de que el 70% de las punto.com no tenían modelo de negocio sostenible. Qué pena que las empresas de capital riesgo fallaran en preveer ese aumento de 50.000 millones de dólares en volúmen de negocio que se suponía iba a ver por cada sector en los próximos 3 años. Que pena que como dice Kawasaki "tiempo suficientemente corto para hacer salivar al inversor, y tiempo suficientemente largo para no poder ser demostrado" Esta afirmación me parece una barbaridad. Es como decir que el inversor mobiliario se adelantó 10 años a la hora de calcular el precio de la vivenda" En definitiva, no se falla en el timing, pues el timing es parte de la variable incognita que toda ecuación de inversión debe contener. Sé que muchos lectores de este blog son supervivientes de la punto.com, me encantaría saber qué opinais de esto.

"La gran batalla del mundo digital está en innovar en el modelo de negocio además de innovar en productos y servicios"

Ehhhh....alma de cántaro. Es I M P O S I B L E que innoves en un producto si antes no has re-definido como crear un nuevo producto. Es lógica semantica. Imagina que tienes invitados este fin de semana, y les has prometido que vas a preparar un nuevo manjar. Has comprado 2 kilos de pollo, quieres hacer una nueva receta.... mmmm ¿puedes hacerla sin pensar en qué ingredientes vas a usar, qué sartén utilzarás, qué tipo de salsa añadirás, y que vajilla utilizarás para servir?

Si estas reflexiones se las oigo a un consultor de innovación o que da conferencias sobre innovación, o que simplemente dice dedicarse a la innovación, hago lo imposible para vetarle. Lo peor es que por desgracia, hoy por hoy todo el mundo sabe cómo funciona un proceso de innovación, sabe implementarlo, y tiene suficiente criterio para descubrir las palancas de cambio.

Cuidado pequeños, cuidado, no es oro todo lo que reluce....

23 marzo, 2010

Hoy es mi primer día

He vuelto de un viaje inolvidable a Orlando gracia a la EOI, y no puedo dejar de escuchar esta canción. (te aconsejo que la pongas mientras lees este post, te ayudará a entenderme)



Es como si un chute de energía se hubiera apoderado de mí. Retomar el protagonismo a la arrinconada ilusión y darle una nueva oportunidad a los sueños que nutren mi aliento. Ahora empiezo de nuevo. Ahora sí puedo decir que el mundo es mío. Manda huevos que haya tenido que ir a Orlando para pensar así.

¿Y todo esto por qué?

Reconozco que fui bastante floja al viaje. Ultimamente hubo cambios en mi vida que me ha costado asimilar. Tenía la moral por los suelos... en definitiva, no era la Alicia que siempre había sido. Había dejado de volar. Me sentía pequeña, me sentía ignorante, como si ya lo hubiera dado todo....

Llegúe a Orlando tras 23 horas de viaje. Check in en el hotel y a la mañana siguiente, primer día de conferencias en UCF.

Según llegué a clase, pensé que era una privilegiada. Recordé las emociones que había dejado en Madrid, pensé en las personas que forman parte de mi vida y me prometí que aunque sólo fuera por ellas, debía sacarle el máximo partido a mi estancia en Florida.

En seguida me di cuenta de que estaba conociendo a personas muy importantes para quién sabe, un futuro negocio en la región. Me refiero por ejemplo a Ramón Ojeda y Yasmín Tirado-Chiodini de la cámara de comercio hispana; Carlos Colombo, abogado especialista en temas de inmigración en USA; Royd Reid, consultor con un modelo de desarrollo personal de los mejores que he conocido en temas de generación de confianza; Sean Snaith, especialista en economía competitiva y análisis de modelos económicos... y sobre todo, los que me cambiaron el chip: Lee Cockerell y Antonia Coello

En la conferencia de Lee Cockerell, sin que nadie me viera, saqué un pañuelo y me sequé las lágrimas. Como aprendiz de consultoría y speaker de eventos, tener a 10 metros a una eminencia mundial del storytelling es algo que no podré olvidar. Su mensaje fue claro: aplica el sentido común en tu trabajo, cuida de los que más quieres y hazle la vida sencilla a quien te rodea. -SONRÍE maldita sea, sonríe- me dije -Eres una privilegiada por poder soñar con algo más que una casa en el barrio de la Prosperidad...

Tras esta conferencia, retomé la moleskine y anoté algunas ideas sobre temas en los que trabajar en el futuro. Le había dado mucha importancia al azar en estos meses: en esto tuve suerte, en esto no había nadie que me sustituyera, en aquella historia cualquiera podría haberlo hecho mejor que yo... "¿Y si no es así? ¿no era demasiada coincidencia que haya conseguido a los 27 lo que soñé a los 19?" Dejé la moleskine sobre la mesilla, esa noche por fin podía salir a despejarme y tomar algo con la gente del master. Fue una noche divertida, muy divertida.

Día siguiente: llega a la sala de trabajo una mujer de unos 50 y pico años, hablando un español latino y diciendo que no sabe de qué hablar, por lo que contará lo que ha hecho en su vida. No entraré en detalles, arriba tenéis link a su wiki page. Era Antonia Coello.

De repente, lanza una frase que dice "sacrifica tu posición y el dinero que ganas y busca un mentor que te haga aprender, aprender y aprender" - wow Ali, ¿te suena de algo?- (los que me conoceís sabéis que sí)

Segunda frase de impacto " El triunfo ocurre cuando la preparación se une a la oportunidad"

..................

En mi diálogo interior sólo he hablado de oportunidades, de suerte, de azar....... y" que pasa con la preparación? ¿que has hecho con ella Ali?" - Bajón. Pero de los buenos. De los que te remueven y te activan. De los que te sacan de tu zona de confort y te lo colocan al borde del abismo.

Entonces recordé la peli "shine a light" de los Rolling Stones, en la que en una entrevista le preguntaban a un Mick Jagger veinteañero si se imaginaba encima de un escenario cuando tuviera 60 años. "Of course Sir"

¿Y yo? ¿donde quería estar a los 60 años? ¿lo había imaginado DE VERDAD alguna vez? NO. No había pensado DE VERDAD en las cosas que quiero que sucedan en mi vida en los próximos 20, 30 y 40 años. He imaginado los sueños de los demás, los sueños que se supone debo tener. Pero no me he soñado. Y ya es hora de hacerlo. Retomé la moleskine y escribí un listado de 6 cosas que quiero hacer en el 2010 para mejorar mi preparación profesional y al lado, en una columna que aún ahora estoy escribiendo, metas a los 33 años (dentro de 5) a los 37 años (dentro de 10). Esa noche volví a salir a tomar algo. Volvió a ser una gran noche. Mejor que la anterior.

Los ultimos dos días fueron más tranquilos. La estancia en DisneyWorld volvió a repetirme un mensaje: Dreams comes true.

Ese es el aprendizaje que me traigo: He aprendido a tener ilusión. A volver a estar ilusionada. A creer en que si sueño, puedo conseguirlo.

Como dice la canción, "hoy le he ganado la batalla a la vergüenza del que no termina porque nunca empieza"

Solo es cuestión de echarle huevos, ¿en que sartén pusiste los tuyos?