02 diciembre, 2008

Sin saber de qué va, somos los elegidos

Aayyy que me estoy arrepintiendo!! qué no sé si escribir lo que tenía pensado. Esta caja de texto da un poco de respeto, sobre todo cuando piensas en lo que te puede afectar aquello que digas, y lo que es peor, dejas para la posteridad.

A veces me resultan injustas muchas cosas, y no puedo evitar sacarlas. Hay personas, como tú y como yo, que tienen cierta integridad en esta vida, y les gusta saber que pueden presumir de ello. El blog es un alimenta-egos, así que digamos que hoy quiero regocijarme de mi integridad como persona.

En estas últimas semanas, hablando con amigos y familiares, me he encontrado con varios casos de Pymes cuyos responsables de compras, sistemas, finanzas o formación, han recibido sumas de dinero por parte de sus clientes y proveedores a cambio de conseguir la contratación de servicios. En muchos de los casos, estas empresas o consultoras están "compitiendo" por un proyecto dentro de la compañía.

(Inciso: me encantaría saber cuántos de vosotros en este momento os habéis sorprendido, y cuántos habeis pensado "¿y?")

No sé si es una excepción (por favor que así sea) o no, pero ayer fue la cuarta vez en dos semanas que llega a mis oídos una historia parecida.

Y entonces pienso: ¿Pero esto de qué coño va? Si hoy en día, una persona emprendedora, se quiere buscar la vida porque piensa que puede hacerlo o que lo vale, busca contactos, se mueve, genera oportunidades, y cuando llega el momento de la verdad, esa oportunidad se la lleva el que le ha ofrecido un Audi al responsable de turno, dinero o un viaje a la familia con gastos pagados...
¿De qué estoy rodeada?

¿Qué mundo es éste?

...............

¿A qué es Matrix? ¡Mamaaaaaaa, vivimos en Matrix!

Pues sí, ayer me dí cuenta de que Matrix es real.

Existe.

Matrix es un círculo cerrado en el que las oportunidades surgen, pero sólo dentro de él. Si estás dentro procuras aprovecharlas, y si estás fuera te quedas sin ellas sí o sí. ¡Es muy fuerte! de verdad, está pasando, ahí fuera. Casi nadie lo sabe ssshhh... sólo los elegidos.

Los elegidos como tú y como yo, los que luchamos, los que vinimos sin nada, sin un papá empresario, sin una familia rica, sin un padrino al que acudir. Los que creemos en lo que hacemos, nos gusta y nos apasiona, los que queremos triunfar y conseguir exitos en nuestra vida. Los que somos personas con integridad a las que nos asquea que esto pase.

Los que sabemos que hay gente que no vale y que triunfa, y gente valida que se queda a las puertas. Como tú y como yo.

Renuncio a pertencer al mamoneo colectivo. Me siento sucia si me rodeo de "profesionales" de ésta índole. No quiero ser como ellos. No quiero pertenecer al clan. Quiero seguir siendo como tú y como yo, vivir en la inocencia de la pastilla roja (o era la azul) y creer que en esta vida, cada uno tiene lo que merece. Para bien, y para mal.

"Asumo el camino, conozco el pecado, llegas a divino sin ni siquiera rezar"
¿He dicho alguna vez que Leño me encanta? vaya letras....

8 comentarios:

  1. Julianes Muñóz han habído, hay y habrán, lamentablemente.

    Mi pregunta és ... ¿seguro que no tiene precio esa integridad?. ¿Si tiene precio, ya no es integridad no?. ¿Es integridad o temor a lo incorrecto?. ¿Integridad o miedo a que te pillen?.

    Si te ofrecen un sobre, con la total certeza de que no te van a pillar ... rechazarías ese sobre?

    Por suerte (o desgracia) nunca me han ofrecido un sobre ... no conozco hasta dónde llega mi integridad.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Dani por tu comentario. La suerte (o la desgracia) es que no me encuentro en el lado de que recibe el sobre, sino en el lado del que lo entrega... Y no sé si dentro de 10 años seré la entrega sobres más famosa del planeta, pero hoy por hoy, me hace perder oportunidades.

    ResponderEliminar
  3. Para quien tenga dudas, ni practico ni realizo ningun tipo de prácticas de las que hablo en el blog.. a mi anterior comentario, contesto a la pregunta que Daniel realiza. Expongo el lado en el que me toca estar por mi profesión... y en las consecuencias que sufro por el hecho de que otras personas realicen estas prácticas....

    ResponderEliminar
  4. Que refrescante resulta leerte... además estoy convencido de que te va a ir bien. Al final la luz blanca destaca entre tantas rojas ;)

    ResponderEliminar
  5. Tengo un amigo, empresario forjado a base de trabajo toda su vida, que hace poco, hablando de la construcción me decía: sólo le pido a Dios que no pase la oportunidad por delante (de tener que dar el sobre para pillar).

    Me decía que lo peor es pensar que si no lo coges tu lo cogerá otro que será el que regale el Audi y se llevará el contrato.

    Me ha tocado padecer lo del "unte" y mosquea bastante la verdad, pero es lo que hay.

    En lo personal, prefiero perder un contrato y dormir tranquilo, que al fin y al cabo, es lo importante.

    ResponderEliminar
  6. Me inclino por la sorpresa, mas que por el ¿y?... Quiero creer que es una práctica cada vez menos frecuente, aunque sólo sea porque las organizaciones cada vez más son parte de corporaciones que no permiten ese tipo de mamoneo...

    Dicho esto, el domingo leía que uno de los motivos de la caída del grupo Citi ha sido "el amiguismo" : http://www.elpais.com/solotexto/articulo.html?xref=20081130elpnegemp_1&type=Tes

    Al final, me da igual si se elige a un proveedor porque te regala un coche o porque es tu primo, amigo, amante... y quien dice un proveedor dice una promoción, un premio, etc... y de eso cada vez tengo más claro que está lleno no sólo este país sino el mundo en general, debe de ir en la naturaleza humana (habrá culturas donde no sea así???), no sabemos anteponer racionalidad, justicia, méritos a "afectos e intereses". Y es una pena.

    Hablando de Matrix, yo lo veo al revés, creo que si hay una oportunidad para acabar con esto, está en pasar del mundo real, donde la gente es humana,al mundo digital/virtual, en el que la meritocracia esta funcionando mucho mejor, en la red no hay apellidos y si quieres ni fotos ni nacionalidades, hay trabajo demostrado, hay reconocimiento a los buenos. Si tienes que contratar a un programador o a un fotógrafo o a un traductor, puedes llamar a tu primo (o al del sobre) o puedes ir a un site donde la gente tiene referencias, comentarios, trabajos publicados... a lo mejor se llama "morfeo" y no le ves nunca, pero si programa bien, tiene buenas fotos o es un excelente traductor, lo contratas y listo.

    Quiero creer que internet ayudará a arreglar este problemita... aunque a lo mejor es demasiado confiar en la pobre herramienta para solucionar los problemas de la cultura y la educación...

    De todos modos yo creo que casi todo el mundo tiene , tarde o temprano, lo que se merece... pero mientras eso llega, jode ver algunas cosas... y ver que algunos se escapan, también.

    Y nada, aquí cada cual elige su "manera de vivir" ;-). Me apunto a la tuya!!

    ResponderEliminar
  7. Está claro y desgraciadamente en este mundo en el que vivimos ahora todo tiene un precio...la integridad,un organo humano,hasta nuestra propia madre si nos ofrecen una buena suma para retirarnos y vivir a todo tren....pero existe un pequeño matiz que marca la diferencia,"tù" diferencia y la manera en la que quieres vivir...honestidad..en tu trabajo y en todo lo que hagas,se honesto contigo mismo y nada te despertará por las noches...

    Al final,lo barato sale caro...

    ResponderEliminar
  8. y por qué no confiamos en el talento y además nos lo creemos? podemos ver a donde nos han llevado estas prácticas de los actuales mandos intermedios. una cultura muerta, una cultura antigua, por qué no cambiamos todo esto?

    ResponderEliminar